Praxis Digital


La PART(e) de las mujeres
junio 7, 2009, 10:02 pm
Filed under: Anselm Jappe, critica del valor, Critica Radical, movimientos sociales

La PARTe de las mujeres

Hace algunos años pase al español el siguiente texto redactado por gente que compartía su pertenencia al grupo Krisis de Alemania. Lo digo en esos términos porque creo que Trenkle permanece en el actual grupo Krisis, mientras que Jappe se mantiene cercano a R. Kurz, quien junto a otros crearon el grupo Exit! Que muy sofisticados y novedosos que parecen pero inevitablemente atrapados en el torbellino histórico de las esciciones.

En primer lugar, debemos hacer una observación sobre el  título de este artículo, del cual es necesario realizar la siguiente precisión:  titulado originalmente “Die Part der Frauen”,  juega con el doble significado de la palabra “part”,  que significa parte a la vez que hace referencia al PART, siglas que aluden al nombre del partido sobre el cual trata el texto.  Este juego de palabras lo hemos interpretado de un modo forzado valiendonos del uso de mayúsculas y minúsculas, pero sin lograr la sutileza del alemán. También debemos notar que el término “frauen” hace referencia a la mujer en cuanto esposa, en cuanto parte de una relación. Esto no significa que los autores sólo quieran ver a la mujer en cuanto sujeto de una relación heterosexual tradicional, sino que tratan de describir la situación real de mujeres sujetas a relaciones de corte tradiconal de las que sin embargo tratan de sacar su parte, de tomar las riendas de la situación.

En cuanto al sui generis partido (¿antipolítico?) autodenominado PART, este  llama la atención por sí mismo. Tras de sí se encuentra el peso teórico de la tradición crítica marxiana que reconoce en la crítica del valor uno de los aportes esenciales de la obra de Marx a la superación de la sociedad capitalista.  Detractores y apologetas de esta corriente no se han hecho esperar. De un lado perpectivas que descartan la radicalidad de cualquier propuesta que rompa con la continuidad de principios y vocabulario propios de la lucha histórica contra el capitalismo.  Del otro, la validez del eco que el discurso de la critica del valor puede llegar a alcanzar, a un precio demasiado académico por lo demás.

Por último, mencionar que quienes forman el grupo caracterizado en este documento, hoy por hoy se identifican como Critica Radical, de quienes hemos agregado un link a la izquierda de la pantalla.

cdtorta

Crítica del valor y lucha por la vivienda- En Fortaleza, al nordeste de Brasil, la gente del PART las coordina y organiza.

Por Anselm Jappe y Norbert Trenkle

Fortaleza, capital del estado de Ceará, se ha transformado en los últimos 15 años en una ciudad de aproximadamente dos millones y quinientos mil habitantes. El interior, marcado por estructuras arcaicas y catástrofes generadas por la  sequía, está, al contrario, en gran parte despoblado. El área litoral de la ciudad está cercada por grandes edificios, que, divididos entre hoteles y predios de clase media, constituyen una fachada compacta. Los barrios populares, al contrario, han sido  cada vez más expulsados hacia la periferia de la ciudad, tratando de que la miseria no sea tan visible para los visitantes. Solamente cuando se cruza la barrera constituida por los hoteles de la costanera la miseria logra visibilidad. Allí menores de edad, niñas, ofrecen su cuerpo, se prostituyen. El turismo sexual vive su boom, fundamentalmente en función de la prostitución infantil. Eso es tan normal que, en los cuartos de hotel, en vez de dulces o chocolates como señal de bienvenida son ofrecidos preservativos.

A pesar de estar localizada en el centro del mundo, la numerosa población de Fortaleza esta prácticamente aislada de las metrópolis de Río de Janeiro y Sao Paulo, que quedan distantes a miles de kilómetros. En la ciudad, en la cual prácticamente el 70 % de la población vive con nada más que un salario mínimo, algo cercano a los 180 marcos, y con un nivel de precios semejante al europeo, casi nadie tiene cómo pagar un viaje de casi 52 horas en bus hasta las metrópolis del sur.

Tal vez el aislamiento ha contribuido mucho para que, en Fortaleza, la memoria de los cangaceiros[1] se mantenga tan viva.  Pero en Fortaleza también hay personas que aseguran que con su práctica social realizan exactamente aquello que para las formas más avanzadas de teoría social de crítica del valor, aún falta. Para quienes creen que la izquierda brasilera se encuentra demasiado enfocada en el aparato de Estado, que es muy nacionalista, que piensan que el partido de los trabajadores (P.T.) se transformo en un partido social – demócrata al estilo Blair o Schröder,  que consideran que el partido comunista de Brasil representa formas delirantes y degradadas de estalinismo, que hallan que el MST sólo tiene como objetivo integrar al mercado a los excluidos, que piensan que la teología de la liberación no pasa más allá de ser una parte de la Iglesia, pueden encontrar en Fortaleza un impresionante grupo llamado PART.

“Esas personas tienen una pésima reputación”, advierte el diario local “O povo” (El pueblo), y la izquierda local los odia tanto como los gobernantes. Las personas que están en el centro de este grupo vienen de la resistencia a la dictadura militar tras 1968. En torno al grupo  se organizan personas de todos los niveles sociales, de todos los grupos etáreos y de todos los colores. El clima es agradable y la solidaridad interna es mucha. Pese a que la sigla PART significa Partido revolucionario de los trabajadores(as) por la emancipación de la humanidad, la que emblemáticamente nos suena a tradición marxista – leninista, este grupo evoca más bien la atmósfera de los grupos anarquistas de comienzo de siglo presente en la narrativa del anarquista  Rudolf Rocker.

Los activistas y las activistas del PART se concentran  fundamentalmente en luchas comunitarias, están presentes en ocupaciones urbanas e intervienen en las actividades del movimiento de las mujeres y en la organización de huelgas espontáneas de un sindicato de profesores que no es reconocido oficialmente. Mas, al mismo tiempo, existe un gran interés por la teoría. A comienzos de noviembre el PART organizó junto a otros grupos de izquierda en la universidad de Fortaleza un simposio de algunos días con el título “Teoría crítica radical. La superación del capitalismo y la emancipación de la humanidad” con miles de participantes.

¿Cómo comenzó el PART? Jorge Paiva tuvo que caer en la clandestinidad con su compañera Célia Zanetti, después de la revuelta estudiantil de 1968 en Sao Paulo. Por casi 15 años se mantuvo clandestino porque era buscado por escuadrones de la muerte. Jorge y Célia, que vienen del centro de Brasil, se escondieron en la periferia de Fortaleza. Ambos eran militantes del partido Maoísta pero su vinculación con la teoría situacionista los mantuvo distantes de la lucha de guerrillas. En vez de eso se envolvieron en los movimientos de ocupación urbana que por entonces estaban comenzando. En ese espacio se encontraron con Rosa de Fonseca, profesora y recién salida de prisión. Rosa trajo consigo a la joven socióloga y recién llegada del exilio Maria Luiza Fontenele. Ese fue el comienzo del PART. Con el fin de la dictadura militar el grupo retoma las actividades. Luego, el PC de Brasil los expulsa y Jorge fue, de acuerdo con una vieja tradición estalinista, denunciado a la policía.

Con la “vuelta a la democracia” en 1985 parece haber llegado la hora de aquellos que nunca desistirían de la lucha. Ellos entraron al PT y Maria Luiza fue elegida prefecto de Fortaleza, la primer mujer y la primer P – tista prefecto de una capital regional del Brasil. Esos tres años en la prefectura son descritos por ella, hasta hoy, como “traumáticos”. Su experiencia era poca, las finanzas de la ciudad estaban arruinadas y las expectativas de los diferentes sectores de la población eran muy altas. Su trabajo fue boicoteado por diferentes grupos, por la cámara municipal, por empresarios, por partidos de izquierda y por órganos del Estado.

En la prensa regional y nacional surge una verdadera campaña contra la prefectura de Fortaleza. Maria Luiza busca la ayuda de sus antiguos compañeros que, en función de su política indefinida, le darán la espalda. En su apoyo salen a las calles miles de personas, lo que empeoro todavía más la situación. Finalmente, fracasa la tentativa de gobernar por fuera de las instituciones y de los grupos de interés. Pero más allá de un programa habitacional, poco se avanzo. Aun así, Maria Luiza y los demás, pudieron mostrarles a las personas que no se dejarían atrapar por la administración de la crisis. En función de eso fueron, en 1988, expulsados del PT.

El PT fue apenas uno de los varios partidos de izquierda en los cuales las personas del PART entraran. Y casi siempre acababan con su expulsión o exclusión. Las justificaciones fueron siempre las mismas: en lugar del clásico proletariado ellos se pusieron al lado del lumpen – proletariado de las favelas; no querían ver la cuestión de las mujeres como una contradicción menor; protestaban no sólo contra el presidente y contra el FMI sino también contra las relaciones capitalistas propiamente dichas. Al final fundaron, en 1995, su propia organización. Hasta hoy no se han registrado ni registraran como partido y no disponen de estructura formal alguna. Están siempre allí donde la resistencia espontánea en la ciudad se presenta. Muchos de los miembros del PART vienen de movimientos sociales y de ocupaciones ilegales en torno de la ciudad.

El 1º de mayo del 2000, por ejemplo, cuando la izquierda institucional hizo la tradicional manifestación, las personas del PART optaron por ayudar a la más reciente de las ocupaciones de Fortaleza. Miles de personas construyeron sobre un terreno baldío albergues provisionales. Entonces comienza la lucha por el establecimiento de infra – estructura, red de agua potable, calles y luz. Rosa nos cuenta que muchos barrios son constantemente amenazados por una política de expulsión de antiguos habitantes, de modernización. “Especialmente cerca del mar, las personas son expulsadas de sus casas, las que son entonces derribadas para que hoteles, edificios y restaurantes para turistas  sean construidos allí. En Beira – Mar (costa), la bahía más grande de Fortaleza, el proceso ya fue realizado. Los barrios populares ubicados tras Beira – Mar tienen que vivir sin vista al mar y sin viento.”

La propuesta de los activistas del PART consiste en apoyar la resistencia a aquellos proyectos de construcción que aparecen espontáneamente. “Hace poco conseguimos impedir la construcción de una nueva y amplia avenida en la franja costera que queda cerca de estos, fundamentalmente a partir del cuestionamiento de la estrategia de legitimación del gobierno estatal. El argumento del gobierno enfatizaba el hecho de que la nueva avenida y las mejoras en la infra – estructura  mejorarían las condiciones de vida en ese barrio. A partir de la propia iniciativa del barrio involucrado organizamos una serie de reuniones e informamos sobre lo que sucedería si el proyecto fuese realizado. A partir de ahí se presentaron propuestas para mejorar las condiciones de vida, lo que llevó a que los representantes del gobierno estatal y su propaganda fueran confrontados con estas propuestas. Removimos los elementos de propaganda del gobierno y quedamos con que se transformasen en un tribunal de cuestionamiento. A partir de ahí se formo una resistencia masiva a ese proyecto, y quedo claro que tal resistencia asumiría formas militantes muy claras si el proyecto de construcción fuese llevado a cabo. De esa forma el proyecto fue suspendido inmediatamente. Pese a todo, es bastante probable que el gobierno estatal este esperando por el momento apropiado para retomarlo e implementarlo”.

En los últimos años los militantes del PART consiguieron impedir, entre otras cosas, la construcción de postes de energía de alta tensión, colocados directamente sobre los techos de las casas, consiguieron organizar la legalización del servicio de moto – taxi, ocuparon el consejo municipal para forzar la instalación de tendido eléctrico en una comunidad surgida a partir de ocupaciones, organizaron una huelga de profesores y – lo que pocas personas en Brasil se arriesgan a hacer – dieron apoyo a mujeres de presos.

Otro problema muy importante es la cuestión ecológica – lo que es impresionante entre personas que cotidianamente tienen que luchar con problemas inmediatos de existencia. Francisca, de 20 años de edad, por ejemplo, le dijo a su madre, una empleada doméstica que trabaja por 300 marcos mensuales, con los cuales debe educar a seis niños, que ella, Francisca, a pesar de haber llegado hasta la universidad no quiere tener un automóvil más adelante. En función de la polución del medio ambiente, Francisca rechaza aquel símbolo de estatus y de ascensión social. Prefiere los medios de transporte colectivos. Por el momento no tiene recursos para comprar siquiera un libro. En el dedo índice de su mano derecha tiene un cayo bastante grande, resultado de la necesidad de copiar capítulos enteros de un libro manualmente. En la universidad, pese a todo,  ella tiene acceso a Internet y posee dirección de e – mail propia. También esto es parte de las curiosas contradicciones de la realidad de crisis del postfordismo.

Para el PART las luchas y la auto – organización de las mujeres tienen un papel determinante. Las mujeres son mayoría en el grupo. Célia enfatiza: “la fuerte presencia de mujeres en luchas comunitarias es un fenómeno bastante general. Ciertamente, esto está  muy relacionado con el hecho de que los hombres se alejan de la responsabilidad de la reproducción cotidiana para dejar todo en manos de las mujeres. Ellas, por tanto, sienten de forma más intensa la necesidad de organizarse y luchar colectivamente por la mejoría de sus condiciones de vida. Puede decirse que las ocupaciones y luchas semejantes son llevadas a cabo fundamentalmente por mujeres”.

”Para nuestro grupo”, cuenta María Luiza, “el movimiento de mujeres tiene un papel central ya hace mucho tiempo. Comienza con el envolvimiento en el ‘Movimiento de mujeres por la Amnistía’ durante 1978, aún en dictadura militar, y continua hasta hoy. En 1979 tomamos parte en la fundación de la Unión de Mujeres en Ceará, que en aquella época tenía un papel importante en  confrontaciones sociales como, por ejemplo, en el apoyo dado a la gran huelga de metalúrgicos”.  “Después de la fundación”, cuenta Rosa,  “fuimos procesadas por haber sido acusadas de arrastrar por los cabellos a algunas policías de civil fuera de la reunión”.

Hoy la Unión enfrenta fundamentalmente la violencia masculina contra las mujeres, principalmente en barrios pobres. Rosa: “los hombres descargan toda su insatisfacción generada por las condiciones de miseria sobre las mujeres. Particularmente complicado es el fin de semana cuando los hombres se emborrachan y toman drogas. Los lunes nuestras oficinas reciben una alta concurrencia de personas con ese tipo de problemas. En ese lugar posibilitamos que las mujeres tengan asistencia, intentamos fortalecer su confianza en sí mismas y pensamos juntas cómo se puede salir adelante. Frecuentemente les aconsejamos que hagan una denuncia contra el marido, para lo que nosotras damos toda asistencia. También aconsejamos la separación.” La Unión de mujeres también organiza manifestaciones frente a los tribunales y trabaja de puerta en puerta, por ejemplo, para llamar a una reunión contra el crimen organizado, la prostitución infantil o convocar a un seminario sobre la “reinvención del amor”.

Del feminismo académico como  del feminismo adaptado al sistema, sin embargo, las mujeres del PART están a años luz de distancia. Como dice Célia: “lo importante para nosotras es no ver esa práctica como práctica aislada, sino que en el contexto de una perspectiva anticapitalista. De esa forma la gente intenta sostener nuestro trabajo teóricamente. Sin embargo,  llegamos a la conclusión de que las respuestas que el marxismo tradicional ofrecía a esos problemas ya eran, hace mucho, insatisfactorias, y a partir de esa perspectiva nos encontramos con el problema de cómo la crítica al patriarcado podría ser relacionada con la critica al modo de producción capitalista. La tesis de la división interna del valor fue así para nosotras un descubrimiento bastante importante.”

Esa tentativa de superar el viejo esquema también a través de la teoría, es característico del PART. El estudio de los “Grundrisse” (Fundamentos de la critica de la economía política – K. Marx) llevo a que algunos miembros cuestionaran el marxismo de lucha de clases y se interesaran por la critica del valor. A través de lecturas y discusiones regulares en el grupo, buscan al mismo tiempo que socializar, difundir  el conocimiento. Eso nunca fue muy fácil y el hecho de que aún no es muy fácil se entiende por sí mismo. Principalmente en función del hecho  de que muchos miembros del PART no poseen formación escolar sobre la cual apoyarse. Con seguridad, el PART lleva consigo la herencia de las izquierdas tradicionales. Por cierto, también la crítica radical del valor, de la mercancía, del dinero, del Estado y del trabajo puede ser fetichizada y lo de “marxista tradicional” puede ser un insulto vacío  tal como sucedió ya con palabras como “revisionista” o “contrarrevolucionario” – algunas opiniones  durante el simposio de Noviembre (2000) dejaron eso en claro.

Es cierto también que se da la tendencia a relacionar teoría y práctica de forma poco cuidadosa. Algunos conferencistas tuvieron el cuidado de llamar la atención sobre el hecho de que no se debe subestimar el gran abismo que se extiende entre la necesidad de crítica teórica de las relaciones y la necesidad de resistencia social, lo que difícilmente será superado en un futuro próximo.

Controvertida fue, por ejemplo, la llamada del PART a boicotear las últimas elecciones municipales en Fortaleza.  El boicot fue convocado con la consigna “En fin – el fin de la política”. La acción del PART fue explosiva dado que la segunda vuelta  se definía entre el candidato a alcalde  por el Partido Comunista de Brasil, partido que se reconoció como pro – albanes, y entre el candidato del PMDB, partido de derecha. La izquierda en Fortaleza, que en su mayoría  apoyo al candidato del Partido Comunista, acusó al PART por la victoria de la derecha.  El 20 % de los electores se abstuvieron en la elección, lo que representa, en términos brasileros, un índice muy alto, principalmente por el hecho de que el voto es obligatorio.

Solamente quien conoce de cerca las relaciones locales puede entender  si la propuesta de boicot fue significativa. En la discusión sobre el boicot, siempre se insistió  que la acción de ninguna manera podría ser derivada de una crítica del fin de la política. La teoría no posee condiciones para proporcionar indicaciones directas acerca de cómo una práctica como la de las luchas sociales se relaciona con la política; la evaluación táctica es necesaria en función de las condiciones concretas en juego.  Jorge se muestra relativamente seguro al respecto: “No nos hacemos ilusiones. El candidato del PC habría hecho casi lo mismo que el alcalde de derecha va a hacer. Y en nuestra práctica nada habría sido alterado, en vista de que se desarrolla hace algún tiempo a nivel de movimientos sociales”. Una cosa es sin duda indiscutible: la llamada al boicot electoral puso sobre la mesa una discusión de crítica social altamente polarizada, que seguramente se extenderá y tendrá efectos que irán más allá del problema originario. Y eso confirma la pésima reputación del PART.

Traducción: J

rosapoema

(Artículo tomado del diario Jungle – World de Berlín – Alemania, nº 2, 10 de enero del 2001  http://jungle-world.com/artikel/2001/02/26508.html )

[1] Entre el siglo XIX y XX, en el contexto de una época en que el nordeste brasilero (y no sólo este en Sudamérica) era dominado por el latifundismo, varios individuos desafiaron la estructura social que los oprimía viviendo como nómadas, intimidando a hacendados y  confrontando a la policía. Estos sujetos fueron conocidos como “Cangaceiros”, quienes formaron varias bandas que fueron duramente perseguidas y castigadas por el Estado brasilero (nota del traductor).


Facebook Twitter More...

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: