Praxis Digital


¿DE DÓNDE PROVIENEN LAS IDEAS CORRECTAS? (1963)

por Mao Tstetung

MaoWatch

¿De dónde provienen las ideas correctas? ¿Caen del cielo? No. ¿Son innatas de los cerebros? No. Sólo pueden provenir de la práctica social, de las tres clases de práctica: la lucha por la producción, la lucha de clases y los experimentos científicos en la sociedad. La existencia social de la gente determina sus pensamientos. Una vez dominadas por las masas, las ideas correctas características de la clase avanzada se convertirán en una fuerza material para transformar la sociedad y el mundo. En la práctica social, la gente se enfrenta con toda clase de luchas y extrae ricas experiencias de sus éxitos y fracasos. Innumerables fenómenos de la realidad objetiva se reflejan en los cerebros de las gentes por medio de los órganos de sus cinco sentidos, la vista, el oído, el olfato, el gusto y el tacto. Al comienzo, el conocimiento es puramente sensitivo. Al acumularse cuantitativamente este conocimiento sensitivo se producirá un salto y se convertirá en conocimiento racional, en ideas. Este es el proceso del conocimiento. Es la primera etapa del proceso del conocimiento en su conjunto, la etapa que conduce de la materia objetiva a la conciencia subjetiva, de la existencia a las ideas. En esta etapa, todavía no se ha comprobado si la conciencia y las ideas (incluyendo teorías, políticas, planes y resoluciones) reflejan correctamente las leyes de la realidad objetiva, todavía no se puede determinar si son justas. Luego se presenta la segunda etapa del proceso del conocimiento, la etapa que conduce de la conciencia a la materia, de las ideas a la existencia, esto es, aplicar a la práctica social el conocimiento obtenido en la primera etapa, para ver si esas teorías, políticas, planes y resoluciones pueden alcanzar las consecuencias esperadas. Hablando en general, los que resultan bien son adecuados, y los que resultan mal son erróneos, especialmente en la lucha de la humanidad contra la naturaleza. En las luchas sociales, las fuerzas que representan a la clase avanzada a veces padecen algún fracaso, más no a causa de que sus ideas sean incorrectas, sino de que en la correlación de las fuerzas en lucha, las fuerzas avanzadas aún no son tan poderosas por el momento como las reaccionarias, y por consiguiente fracasan temporalmente, pero alcanzan los éxitos previstos tarde o temprano. Después de las pruebas de la práctica, el conocimiento de la gente realizará otro salto, que es más importante aún que el anterior. Porque sólo mediante el segundo salto puede probarse lo acertado o erróneo del primer salto del conocimiento, esto es, de las ideas, teorías, políticas, planes y resoluciones formadas durante el curso de la reflexión de la realidad objetiva. No hay otro método para comprobar la verdad. La única finalidad del proletariado en su conocimiento del mundo es transformarlo a éste. A menudo sólo se puede lograr un conocimiento correcto después de muchas reiteraciones del proceso que conduce de la materia a la conciencia y de la conciencia a la materia, es decir, de la práctica al conocimiento y del conocimiento a la práctica. Esta es la teoría marxista del conocimiento, es la teoría materialista dialéctica del conocimiento. Muchos de nuestros camaradas todavía no comprenden esta teoría del conocimiento. Cuando se les pregunta de dónde extraen sus ideas, opiniones, políticas, métodos, planes, conclusiones, elocuentes discursos y largos artículos, consideran extraña la pregunta y no pueden replicar. Encuentran incomprensibles los frecuentes fenómenos de salto en la vida cotidiana en que la materia puede transformarse en conciencia y la conciencia en materia. Por eso, es preciso educar a nuestros camaradas en la teoría materialista dialéctica del conocimiento para que orienten correctamente sus pensamientos, sepan investigar y estudiar bien, realicen el balance de sus experiencias, superen las dificultades, cometan menos errores, trabajen bien y luchen esforzadamente para convertir a China en una gran potencia socialista y ayudar a las grandes masas de los pueblos oprimidos y explotados del mundo, cumpliendo así los grandes deberes internacionalistas que habremos de asumir.

Comentario a la reflexión del camarada Mao

Los materialistas consecuentes son intrépidos.
1957, “Discurso ante la conferencia nacional del PCCh sobre el trabajo de propaganda” (Tomo V).

No soy un admirador de las reglas y principios de la lógica. Creo que se puede dar a entender puntos de vista como exponer sus fundamentos, sin seguir necesariamente una estructura estrictamente consistente o sólida y sin perder por eso validez.  Pero el texto de Mao – un texto “epistemológico” – se remata en una incoherencia que llega a la degeneración.

¿Por qué tan así? Lo importante es considerar los malos entendidos que puede ocasionar una lectura desatenta, poco informada y novata de lo escrito por el legendario jefe chino.  Cualquier entusiasta explorador de puntos de vista anti sistémicos podría encontrarse con el revelador título y asumir que, viniendo de una fuente tan renombrada y con seguidores tan decididos, todos sus problemas respecto de criterios de verdad anuncian su fin en unas breves lineas. El presidente Mao incursiona en el tema y soluciona el problema del origen de las ideas, de los conceptos, el conflicto entre empirismo y razón, con la introducción del término “práctica social”, tan querido de los artesanos sociales de izquierdas que se encandilan con las palabras eficacia, realidad y resultados.

El nodo que nos lleva a todos los vicios y confusiones que inundan la conciencia de los más ansiosos y dogmáticos militantes por la emancipacón social, efectivamente se encuentra en el culto a la eficacia. “Los que resultan bien son adecuados, y los que resultan mal son erróneos”… bueno, Mao trata de suavizar este criterio señalando que puede ser aplicado a la dimensión natural y a la social de la “lucha”, pero el pragmatismo que destila tal afirmación es tan fuerte, que una vez leído probablemente sea lo que más podamos retener del escrito. He ahi el germen de la confusión, de la “mala enseñanza”, del dogmatismo descuidado.


Facebook Twitter More...

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: