Praxis Digital


La sabiduría del caminante herido: reemprender la resistencia anticapitalista más allá de Pinochet

El siguiente texto data de comienzos del año 2004 y aparecio en el sitio web – revista GlobAL (Argentina). Este fue un medio asociado a otro elaborado en Italia, Global Project (http://www.globalproject.info/) que también  tiene una edición brasilera (http://www.revistaglobalbrasil.com.br/). Estos medios estan vinculados a la corriente autonomista italiana (Tronti,Negri, Bifo, Virno, Radio Alice, Lotta Continua, Potere Operario, etc.) aunque los autores de este texto (Núcleo de I.R.A.) no se identificaban con esta corriente teórica (y práctica).


“La  excusa  más  miserable  que  los  intelectuales  han  podido  encontrar  para  los  verdugos  es  la  de  que el  pensamiento  de  la víctima,  por  el  que  ésta  fue  asesinada,  había  sido  un  error”

Max  Horkheimer


Pese  a  que  cada  vez  se  pudre  más  el  cuento,  los  pastores  chilenos  del  neoliberalismo  aún  repiten  el  mismo  juicio  cuando  deben  manifestarse  respecto  de  algún  acontecimiento  de  resistencia  al sistema:  es  gente  anclada  al  pasado,  los  perdedores  ilusos  del  crecimiento  económico,  los  que  no  quieren  dejar  avanzar  al  país.  La  misma  respuesta  aplastante  que  con  diversos  pero  pobres  matices  se  puede  escuchar  de  derecha  a  izquierda  desde  los  puestos  institucionales.  Es  el  cuento  que  compusieron  los  negociantes  del  retorno  a  la  democracia,  tomados  de  la  mano  prometiéndose  banalizar,  o  simplemente  borrar,  el  protagonismo  social.

Se  puede  tratar  de  manifestaciones culturales  (o  contraculturales),  de  retrógrados,  de  agitadores,  de  resentidos,  de  nihilistas,  de  criminales  o  de  las  reivindicaciones   habituales  de  los  perdedores  en  la carrera  económica (aquellos  para  los  que  el  gobierno  dice  trabajar  “para  que  surjan”),  pero  nunca  de  un  sector  social  que  parece  volver  a  respirar.  Quizá  no  podamos  hablar  de  “movimiento social”  pero  sí  de  la  vida   que  se  agita  ante  el  ahogo  y  el encierro.

Biografía  del  jaguar (y  sus  obstáculos)

El  golpe  militar  dado  al  gobierno  de  la  Unidad  Popular  el  año  1973  no  sólo  fue  la  reacción  de  aquellos  que  veían  en  peligro  sus  intereses,  sino que,  desbordando  las  expectativas  de  sus  protagonistas,  vino  a  ser  el  brutal  fin  de  una  época  y  la  germinación  de un  modelo  económico  que  equivaldría  a  la realización  misma  del capitalismo.  Ya  en  1977,  Pinochet  anunciaba  la  implementación  del  sistema  neoliberal  a  cargo  de  un  equipo  de  economistas  conocidos  como  los  “Chicago  boys”.  Se  anunciaba  como  una nueva  forma  de  administración  económica  y  de  definición  del rol  del  Estado,  que  otorga  un  papel  fundamental  a  la noción  de  desarrollo  económico  y  al  sector  privado  como  actores sociales  claves.  Se habla  de  eficiencia,  modernización  y  perspectiva  global – mundial.

A  manera de acondicionamiento  para la  implementación  del  neoliberalismo, la dictadura  golpista  encabezada  por  Pinochet  “restableció  el orden  político”   haciendo  desaparecer  todo  rastro  del  movimiento  social  que  conoció  la  época  anterior.  Y  si  quedaban  focos  de  resistencia  en  la  clandestinidad,  estos  son  masacrados  sistemáticamente  hasta  dejar  en  claro  la  omnipotencia  del  régimen.

De  entrada  a los  años  80,  el  miedo,  la  desconfianza  y  la  impotencia  recorrían  el tejido  social  chileno.  Sin embargo,  los  altos  índices  de  pobreza  y  cesantía,  la represión  y   la  falta  de  oportunidades,  generan  el  descontento  que  desencadenará  la  lucha  como  resistencia  a  la  dictadura.  Desde  1982  se  dan  protestas  callejeras  que  apuntan  tanto  a  la  reivindicación  de  necesidades  básicas  como  al  restablecimiento  de la democracia  y  la  salida  de  Pinochet.  Barricadas,  enfrentamientos,  panfletos,  diarios, revistas:  el descontento  se  multiplica  entre nuevas  orgánicas  y  la  rearticulación  de  organizaciones  políticas. Todos contra  la  dictadura,  desde  distintas  perspectivas y  muchas  veces  cerca  de  traidores  y  enemigos,  la  mayoría  por  la vuelta  a  la  democracia.

Como  efecto  de  ese  nuevo  periodo  de  resistencia,  marcado  por  la  imposición  de  un  sistema  que  modificaba  profundamente  los  modos  de  vida,  la miseria  y  la  sensación  de  abandono  respecto  de  aquellos  “que  se  fueron”  (y  que  no  se  quedaron  luchando),  los  “hijos  de  la  dictadura”  desconfían  de  los  partidos  políticos,  desconfían  del  Estado  y  buscan  su  identidad  centrándose  en  lo  local, en  la  población  (o  barrio).  Los  pobladores  se  organizan  y  realizan  experiencias  como  ollas  comunes  y  comprando  juntos.

El  descontento  crecía  y  cada  vez  más  fijado  en  el  fin  de  la  dictadura,  que  a  fines  de  los  80  ya  se  hacía  una  necesidad,  no  sólo  para  los  grupos  de  izquierda  sino  que  para  los  mismísimos  economistas  encargados  de  instalar  el neoliberalismo  en  Chile.  Todos  querían  ver  a  Pinochet  fuera  de  escena, era  lo  más  conveniente  y  había  que  negociarlo.

Retorno del  descontento,  ¿retorno  de  la  resistencia?

No  es  misterio para  cualquier  persona  medianamente  enterada  de  la  historia  reciente  de  Chile  que  la  vuelta  a  la democracia  fue  producto  de  negociaciones entre  los  partidos políticos  que  demandaban  el fin  de  la dictadura  (democracia  cristiana, partido  socialista,  partido  radical)  y  los  sostenedores  de  la  nueva  forma  de  capitalismo  en  desarrollo.  Esta  negociación  pactaba la  continuación  del  modelo  económico  implantado  en  dictadura  así  como  la  protección  a  los  violadores  de  los  derechos humanos,  situación  que  no fue  expresada  ni  formalizada  públicamente.

A partir  de  1990  se  levanta  un  discurso  que  pretende  unificar  al  país,  olvidar  las  antiguas rencillas  y  fundar  el  consenso  como  mecanismo  articulador  de los diferentes  sectores sociales. Se ven  coartadas  las  posibilidades  de  establecer  un  punto  de encuentro  que  permita  discutir y  configurar  una  identidad  cultural  en  función de  un  proyecto  nacional  que  contenga  las  diversas  manifestaciones  políticas y  culturales  del Chile  de  los  ’90. Por  ésta razón, resurge  en  algunos  sectores sociales  la  noción  de  que  nada  ha  cambiado, de  que  son  negados  por  principio  al  no  subordinarse a  la búsqueda  de  un  consenso  basado  en  el acuerdo  al modelo económico de la dictadura,  que  es  asumido  a  cabalidad por  los  gobiernos  de  la  Concertación de  Partidos  por  la  democracia. El discurso  se  presenta  como  único  y  mayoritario, conteniendo  transformaciones  en  “la  medida  de  lo  posible”  y  silenciando  las  voces  disidentes  por  estar “ancladas en  el  pasado”.  Los  partidos  de  izquierda  y  las  organizaciones  sociales, desbastados  después  de  la  dictadura,  están  marginados  de  la  arena  política

Parecía  que  las  cosas  cambiarían,  pero  lo  único  que  resultaba  cierto  es  que con  la  dictadura  no se  acababa  el  modelo  económico  implantado  por  esta, el  que  se  volvió  definitivo,  inevitable,  un sistema  al  que  nos  adaptamos  o  perdimos. El  retorno a  la democracia  es  el  comienzo  de  una época que  se  percibe  como eterno  presente, como  constante  demostración  de  la  inevitabilidad  del  curso  del sistema.  No hay  justicia  para  los  casos  de  violación  a  los  derechos  humanos  y  si  la  hay es  a  medias.

La  resistencia  al  sistema  se  da  desde  grupos   aislados  que  son  desarticulados  y  deslegitimados  desde  la  convicción  de  que,  dado  que  estamos  en  democracia, no  se  trataría  más que  de  agitadores  o  delincuentes  comunes.  Se  les  criminaliza y  ajusticia  de  manera  ejemplificadora  para  todo  aquel  que  lo vuelva  a  intentar. Todo  intento  de  resistencia  es  condenado  o  banalizado.

Sin  embargo, el  descontento va  y  viene.  Los años  90  conocen  manifestaciones  y  huelgas  protagonizadas  por  estudiantes  (universitarios  y  secundarios),  pescadores  artesanales,  mineros  del  carbón,  sector  de  la  salud, entre  muchos  otros  sectores que comienzan  a  sentir  los  golpes  del  sistema.  El  pueblo  mapuche  se  levanta  ante  la  invasión  de  sus  tierras  y  su forma  de  vida  por  las  multinacionales, situación que  incluso cobraría  víctimas  (en  democracia).

Todos  estos  episodios  pocas  veces  van  más  allá  de una reivindicación  puntual,  pero sí  van  evidenciando  que  el  problema  no  es  de  un  gobierno  u  otro. La desconfianza   hacia   los gobiernos  de  la Concertación  genera, o desconfianza  hacia  la coalición  de  gobierno  y  la consiguiente  esperanza  de  que  los  esbirros  populistas  de  Pinochet  (los que  dicen  “no  ser  políticos”)  traerán el  bienestar,  o  la  desconfianza  hacia  toda  salida  por  la  vía  electoral.  En este  ultimo  caso, desde  una  larga  experiencia  de  traición  (vivida  o heredada  en  el caso de los  más  jóvenes),  la gente  ya  no  parece  sentirse  representada  y  desconfía de  toda  la clase  política, de  izquierda  a  derecha.

El descontento  aumenta  al  mismo  tiempo  que  las  diferencias  socio – económicas. Se  comienzan  a  ver  tomas  de  terreno  y  huelgas  emprendidas  por  sus  propios  protagonistas,  los  que  aceptan  la  solidaridad  mas  no  toleran  ninguna  manipulación  o aprovechamiento  por  parte  de  x  organización.

En  los  últimos  cuatro  años  se  ha  conocido  experiencias  organizativas  como la  Coordinadora  anticapitalista,  la  que  fue  constituida  por  colectivos  de  diversos  orígenes  (trabajadores, estudiantes, jóvenes) a  partir  de las  manifestaciones  contra  el  BID  y  el  ALCA.  Más  tomas  de  terreno,  más  huelgas,  más  iniciativas  en  las  que  se  comienza  a  hablar  de  autonomía  y  de  crítica  al  sistema.  Quizá  no  podamos  hablar  de  un  movimiento  de  resistencia  pero  sí  parece  haber  cada  vez  más  encuentro  y  coordinación  entre  distintas iniciativas  que  comienzan  a  salir  de  la  inmadurez  y  el encierro.  Espacios  como  centros  sociales,  casas  ocupadas  y  páginas  web  van  posibilitando  el encuentro de  los  múltiples  focos  de  resistencia  lejos  de cualquier  sostén  institucional.

El  descontento  está.  Iniciativas  hay.  A  ver  si  se  constituye  un  movimiento  de  resistencia  que  tome  provecho  de  su  experiencia  y  pueda  hacer  frente  al capitalismo  libre  de  sectarismos  o  de  coqueteos  con  la  institucionalidad.

Núcleo de izquierda  radical  autónoma

Santiago  de  Chile,  Febrero  del  2004


Facebook Twitter More...

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: