Praxis Digital


¡El Criminal es el Elector! (Albert Libertad, 1906)
julio 19, 2011, 4:42 pm
Filed under: Actualidad, anarquismo, utopia

   Las razones o causas identificadas respecto del por qué los hombres, “animales políticos” según Aristóteles, son empujados a elevar, venerar y defender a sus explotadores, a tiranos y verdugos, pueden ser tantas mientras así  las  puedan albergar y potenciar las distintas concepciones de fondo o marcos teóricos que se han expresado a través de la historia. Determinismos de  distinto sustrato, biológico, histórico, psicológico, social o  cultural –  aún enfrentados entre sí – mas  todos de acuerdo en la posibilidad de reconocer las  causas de los fenómenos y en predecir futuros eventos, han servido de marco  para distintas respuestas al problema de la “servidumbre voluntaria” (tan bien nominada por Étienne de La Boétie), puntos de vista en que la libertad del individuo adquiere siempre un status relativo. 

  Una concepción distinta al determinismo sería la que apela a la libertad absoluta:  el individuo  es un ser creativo, un agente moral (o quizás más allá de la moral) que libremente dispone las condiciones de su existencia.  La realidad podría ser caracterizada por la apertura, por el caos no determinista, por la ausencia de leyes que rijan el destino de las cosas.  Se sigue de esto que la responsabilidad de lo que existe recaería en los individuos, no como un todo (inaceptable generalización) sino como complejo entramado de átomos existenciales, a la vez que en sus manos estaría cambiar las condiciones de existencia.  En coherencia con esta concepción están términos como posibilidad, apertura, proyección, probabilidad, pluralismo.  Inmediatamente retrotraen a autores como Popper, Feyerabend e I. Berlin, a ciertas formas de existencialismo, entre los que podríamos ubicar a Nietzsche o Stirner  y, como no, a los anarquistas, especialmente a los individualistas europeos, quienes se reclaman especialmente de estos dos filósofos.

  Respecto de la referencia a Nietzsche y Stirner como “anarquistas individualistas”, es sin duda un exceso derivado de la falta de conocimiento respecto de la obra de cada uno.  Obviamente que las lecturas de sus trabajos pueden haber inspirado experimentos ideológicos variados, doctrinas o catecismos, tanto como cualquier lectura, especialmente aquellas de autores que no sistematizaron sus perspectivas y desarrollos.  Sin embargo, las posibilidades interpretativas de la apelación a la libertad absoluta, oscilan entre un individualismo existencialista y romántico, más bien vinculado al ensamble de ideas que ejecuta un artista improvisador, y el liberalismo a la R.  Nozick.

  Las consignas contenidas en el texto de Albert Libertad, “¡El criminal es el elector!”, probablemente se encuentren en la mente de muchos de los que más resienten la debacle socio – económica. Cuando un autócrata, su sequito y su catecismo, refuerzan las condiciones de existencia y expresión que reproducen un cuerpo social de por sí desequilibrado, la lógica que arrebata los razonamientos del sujeto de allí desprendido,  condena  el carácter del individuo que gobierna como de sus presuntos defensores.

  Albert  Libertad fue un anarquista individualista que vivió  en Francia entre 1875 y 1908.  Fue abandonado por sus padres y creció al amparo de la asistencia pública en la ciudad de Bordeaux (lo que según Jean Genet  era mejor que una familia tradicional).  Una curiosa anécdota de su vida es que, debido a una enfermedad contraída en su niñez, debió usar muletas, ¡las que usaba como armas contra la policía!  Alos 21 años llega a París, donde inmediatamente se involucra con círculos anarquistas. Miembro de varios grupos anarquistas y partidario de la consigna de la “propaganda por el hecho”, sin embargo,  llega a ser  “candidato abstencionista”  al onceavo distrito municipal de París en dos oportunidades, 1902 y 1904, candidatura que veía como un medio para difundir el ideario anarquista.   En 1905 funda uno de las más legendarias publicaciones anarquistas individualistas, “L’Anarchie”, donde además colaboran André Lorulot, Emile Armand y Victor Serge, entre otros.

   Según he visto en un blog,  la editorial española  “Pepitas de Calabaza”  tiene proyectada la edición del libro “Contra los pastores, contra los rebaños”, antología  en español de los textos de Albert Libertad.

Facebook Twitter More...

¡El Criminal es el Elector!

Tú eres el criminal, Oh Pueblo, puesto que tú eres el Soberano. Eres, bien es cierto, el criminal inconsciente e ingenuo. Votas y no ves que eres tu propia víctima.

Seguir leyendo



Obama versus Bin Laden el crimen como símbolo de justicia y de democracia
mayo 3, 2011, 3:30 pm
Filed under: Actualidad, anarquismo, anticapitalismo, Frank Mintz, justicia caciquil

Otro acierto del amigo Frank Mintz  publicado en  la página web Fondation Pierre Besnard

Los jefes de Estado de muchos países (del Primer Mundo y del Tercero) y sus medias oficiales nos quieren lavar el cerebro con el burdo intento de razonamiento de que la muerte de diez mil personas en las Torres Gemelas de Nueva York está vengada con la muerte de Bien Laden. Digo de paso a propósito del 11 de septiembre de 2001 que atacarse a gente desarmada como supuestos responsables de la política militar de sus dirigentes es pura demencia, como la de los desalmadxs que se alegraron de esas muertes.

Seguir leyendo



Causas de la capacidad expansiva del anarquismo (José Aricó)
febrero 12, 2011, 4:53 pm
Filed under: anarquismo, José Aricó, Latinoamerica, movimientos sociales, proletarios

Segundo capítulo de la primer parte del libro de José Aricó “La hipótesis de Justo. Escritos sobre el socialismo en América Latina”. Buenos Aires,  Sudamericana,  1999.

Fueron las corrientes anarquistas las que, por lo menos hasta los años veinte del presente siglo, mostraron su extrema ductilidad para representar buena parte de todo este híbrido mundo de pensamientos inspirados en proyectos de reformas sociales y de justicia económica, manteniendo no obstante una estrecha vinculación con las clases proletarias urbanas. La “receptividad” —para utilizar una palabra ambigua y neutra, y por tanto más evocadora que conceptual— del movimiento social latinoamericano a las pautas ideológicas, organizativas y de acción política de matriz anarquista obedece a una diversidad de razones aún no suficientemente indagadas; es una historia que aún debe ser hecha y para la cual siguen faltando todavía las fuentes primarias más elementales. Y esta circunstancia es en cierta medida comprensible si admitimos que entre nosotros el anarquismo fue más la expresión de un subversivismo espontáneo de las masas populares, que la búsqueda de una resolución positiva de la “cuestión social”. Su historia no es por tanto sino un mero capítulo de esa otra historia más vasta y complicada de las “clases subalternas” que, al decir de Gramsci, es por naturaleza disgregada y episódica, y que, aun para ser estudiada como tal, requiere de una inmensa cantidad de fuentes con frecuencia difíciles o imposibles de recoger. 1

Seguir leyendo



Víctor Serge: totalitarismo y capitalismo de Estado (Deconstrucción socialista y humanismo colectivista)
marzo 23, 2010, 10:46 pm
Filed under: anarquismo, anticapitalismo, capitalismo de Estado, URSS, Victor Serge

Philippe Bourrinet

Texto completo de la ponencia presentada por el autor en el Colloque Victor Serge, 29 y 30 de  septiembre  del 2001,  Moscú. Publicado con permiso del autor. Traducción de Margarita Díaz.

Edición digital de la Fundación Andreu Nin, marzo 2002

“… en la noche se adivina el anuncio de un mañana tan radiante y tan rico de promesas que nos es imposible concebirlo… No nos dejemos desalentar.” (Víctor Serge)*

La transición de Rusia hacia una relativa democratización, apoyándose en un sector capitalista privado, plantea tres preguntas: cómo el “totalitarismo” llamado “soviético” pudo instalarse y perdurar para, finalmente, sucumbir; cómo la transición de un capitalismo de Estado, que algunos llamaban “economía planificada colectivista”, a un sector capitalista privado ha podido hacerse con tanta facilidad; y también, cómo puede darse una alternativa socialista en este siglo XXI (1), que responda a las necesidades de un nuevo movimiento social autónomo, cuya finalidad es el hombre liberado de sus cadenas, económicas y políticas.

El testimonio de Víctor Serge nos es infinitamente precioso de cara a abordar estas cuestiones cruciales para el nuevo movimiento social, después de la desaparición del estalinismo. Víctor Serge ha legado a las nuevas generaciones un testimonio precioso. Sus obras, tanto políticas como literarias, además de su talento, son una mina para aprehender la génesis, el funcionamiento del totalitarismo en Rusia, su infraestructura económica, durante cerca de 70 años.

Seguir leyendo



Nada es tan desalentador como un esclavo satisfecho. Cartas desde la prisión (Ricardo Flores Magón)

30 de octubre de 1920

 

Mi querido Nicolás:

 

San Francisco debe estar ahora hermoso. Viví allí en 1907, cuando gran parte de la ciudad estaba en ruinas, y uno de mis intentos revolucionarios en México también estaba en ruinas. Me oculté con mi pena entre las ruinas, cuando sobre mi cabeza pendía un premio de 20.000 dólares que se había ofrecido por mi arresto; el servicio secreto de las dos naciones me perseguía de un lugar a otro, de ciudad en ciudad. Era cuestión de vida o muerte para mí, porque mi arresto significaba mi pase inmediato a México y asesinado allí sin ninguna apariencia de juicio. Ya ves, mi querido hermano, cómo tengo muy buenas razones para recordar San Francisco. ¡Cuántos días pasé sin llevarme un pedazo de pan a la boca! Algunas veces me pasaba tres o cuatro días sin comer, y durante esos ayunos forzados pensaba en los miserables que matan por una pieza de pan, porque yo mismo me sentía asaltado por instintos asesinos, y habría matado si mis ideales no me hubieran apartado de esos pensamientos.

Seguir leyendo