Praxis Digital


De una utopía a la otra (Anselm Jappe)

Este breve pero robusto  artículo, es de la más reciente producción de Jappe vertida al castellano.  Pensado para el último número de la revista del Grupo Surrealista de Madrid, Salamandra (número doble, 19 – 20), es una cuidada pieza para uno de los bloques temáticos de la reciente publicación: el problema de la utopía.  Su nombre se suma a otros tan conocidos como los de  Michael Löwy y Miguel Amorós, quizás alineables bajo el rotulo de marxianos  (o en el de marxista heterodoxo, para el caso de Löwy), por su adhesión a la teoría crítica o tal vez por su cierta actitud iconoclasta.

Sigue leyendo

Anuncios


El sionismo,‭ ‬el antisemitismo y la izquierda‭. Entrevista a Moishe Postone.

Nuestra presentación

Últimamente he investigado las relaciones entre conceptos que habitualmente son asociados tan a la ligera, que incluso tienden a ser amalgamados intuitivamente  por los cautivos del sentido común: socialismo – marxismo, revolución – rebelión, entre otros, de los cuales estos dos pares me parecen claves. Entre las pistas con las que me he topado, puedo destacar el libro de Zeev Sternhell Ni droite ni gauche, l’idéologie fasciste en France” (Éditions du Seuil, 1983).

 El trabajo de Sternhell, historiador israelí considerado una de las eminencias mundiales en el estudio del fenómeno fascista, identifica los orígenes ideológicos del fascismo en cierto socialismo francés, del cuál podemos destacar a pensadores como Sorel.  El ataque de estas formas del socialismo hacia aquel descrito como materialista, economicista y  académico, apologiza la espiritualidad del oprimido y la moral de lucha de los trabajadores. Tal socialismo podemos calificarlo, en un sentido muy general, como “socialismo vitalista”. Tal socialismo se opone a aquel socialismo crítico, atento a las condiciones históricas y económicas que rigen la existencia social, aquel socialismo que se nutre de las investigaciones más profundas de Marx.

El caso es que todas estas corrientes del socialismo francés identificadas por Sternhell, se han propuesto como objetivo despachar a Marx, “superarlo”, “revisarlo”, “atacarlo”; lograr un socialismo que prescinda de Marx. El socialismo “vitalista” que margina a Marx y el marxismo (los marxismos  para ser más precisos) se convierte así en semillero de uno de los fenómenos más intensamente mortíferos dados en el contexto de la modernidad capitalista: el fascismo. Pero  también  es la fuente de oscuras vertientes, que aún circulan por muchas de aquellas expresiones de la izquierda contemporánea, cuyas materializaciones más notorias las encontramos en políticas anti imperialistas de diverso origen, agrupadas generalmente bajo  consignas basadas en la estigmatización de la maligna y perversa criatura que compone U.S.A., Israel y todos sus cómplices.  Estos socialismos anti imperialistas (moralistas, pragmáticos, vitalistas), oponen al yuppie (young urban professional) – una especie de frankenstein creado por los financistas judeo norteamericanos – un hombre creativo, afirmativo, artesanal, un luchador apasionado, un vividor desinteresado, aventurero y populista, desconfiado de la teoría y la serenidad. La crítica del capitalismo se transforma en una confrontación cosmológica entre titanes de distinto color espiritual.

La verificación de estas relaciones, de cómo se han trabado distintos elementos ideológicos hasta perderse en discursos y posturas que se extravían en la ilusión de un proyecto emancipatorio, cuyos venenos no son percibidos y menos aún neutralizados, debe mucho a uno de los más prominentes lectores contemporáneos de Marx y la teoría crítica : Moishe Postone.

Probablemente, hay mucho de lo propuesto por Postone que debe ser confirmado, repensado y discutido. Pero lo importante es que sus trabajos representan un buen punto de partida para debatir las posibilidades de la lucha emancipatoria para la superación del capitalismo.

Sigue leyendo



¡El Capitalismo fracasó! ¿ Y la salida? La salida no puede ser sino consciente.

Foro Transnacional de la Emancipación Humana

Un colapso amenaza el mundo – el colapso del capitalismo.
La causa de ese fracaso ha sido captada, y su crisis ha sido anunciada por la crítica radical.
Hoy, una teoría crítica radical renovada reclama un ambiente favorable a lo pensar y a lo actuar emancipatorios.
Para pensar, debatir y enfrentar este desafío, estás invitado(a) para un foro trasnacional. Un foro que pretende encarar el fundamento lógico del sistema, su desarrollo en el tiempo histórico y su barrera mundialmente presentada por la crisis actual – el Foro Transnacional de la Emancipación Humana.

Sigue leyendo



Robert Kurz en Sao Paulo (2010)

Engancho  el  link  al  video  de la transmisión vía justin.tv de la reciente comunicación del escritor alemán R. Kurz  en su visita a Sao Paulo, Brasil. Esto sucedió el pasado día 17 de noviembre y se desenvolvió bajo el título “Actualidad de los conceptos de Adorno y Horkheimer”.

Sigue leyendo



Las sutilezas metafísicas de la mercancía (Anselm Jappe)

A propósito del post anterior, con el texto del pasquín Tanax,  donde se critica la concepción de utopía que el profesor Hopenhayn intenta divulgar, me recorde de un ensayo redactado por Anselm Jappe – ya hace algunos años – bastante conciso tanto para presentar la corriente de critica radical de la mercancía y para subrayar los contornos definitorios del escenario teórico postmodernista, sobre todo de aquel que Hopenhayn encarna. Se trata de “Las utilezas metafísicas de la mercancía”, una ruta al Marx esotérico de la critica del valor, un reposicionamiento de Debord y la Internacional Situacionista como eslabones determinantes en la tradición de la crítica radical, un llamado para ir más allá de la critica de la sociedad capitalista apoyada en el obrerismo y la lucha de clases.


Las sutilezas metafísicas de la mercancía

Anselm Jappe

Mi intervención será bastante distinta de las otras que aquí se lean. Presentarse a un debate sobre la mercancía para polemizar contra la existencia misma de la mercancía puede parecer tan sensato como acudir a un congreso de físicos para protestar contra la existencia del magnetismo o de la gravedad. Por lo general, la existencia de mercancías suele considerarse un hecho enteramente natural, por lo menos en cualquier sociedad medianamente desarrollada, y la sola cuestión que se plantea es qué hacer con ellas. Se puede afirmar, desde luego, que hay gente en el mundo que tiene demasiado pocas mercancías y que habría que darles un poco más, o que algunas mercancías están mal hechas o que contaminan o que son peligrosas. Pero con eso no se dice nada contra la mercancía en cuanto tal. Se puede desaprobar ciertamente el “consumismo” o la “comercialización”, eso es, pedirle a la mercancía que se quede en su sitio y que no invada otros terrenos como, por ejemplo, el cuerpo humano. Pero tales observaciones tienen un sabor moralista y además parecen más bien “anticuadas”, y estar anticuado es el único crimen intelectual que aún existe. Por lo demás, las raras veces que parezca ponerse en tela de juicio la mercancía, la sociedad moderna se precipita a evocar las fechorías de Pol Pot, y se acabó la discusión. La mercancía ha existido siempre y siempre existirá, por mucho que cambie su distribución.

Sigue leyendo



Entrevista a Anselm Jappe sobre el decrecimiento.
El Viejo Topo

n. 258-259

Julio de 2009
http://www.elviejotopo.com/web/revistas.php?numRevista=258-259
¿A qué atribuye usted el “boom” del discurso sobre el decrecimiento?

En realidad, la parte del público que actualmente es sensible al discurso del decrecimiento es aún bastante restringido. Sin embargo, esta parte está creciendo. Ello refleja una toma de conciencia frente a los desarrollos más importantes de los últimos decenios: sobre todo la evidencia que el desarrollo del capitalismo nos arrastra hacia una catástrofe ecológica y que no serán unos nuevos filtros o unos coches menos contaminantes los que resolverán el problema. Hay un recelo difuso incluso respecto a la idea de que un desarrollo económico perpetuo sea deseable y al mismo tiempo una insatisfacción con las críticas al capitalismo que reprochan esencialmente su distribución injusta de la riqueza o solamente sus excesos, como las guerras y las violaciones de los “derechos humanos”. El interés por el concepto de decrecimiento traduce la impresión creciente de que es toda la dirección del viaje emprendido por nuestra sociedad la que es falsa, por lo menos desde hace unos decenios. Y que estamos ante una “crisis de civilización”, de todos sus valores, también en el nivel de la vida cotidiana (culto al consumo, la rapidez, la tecnología etc.).

Hemos entrado en una crisis que es económica, ecológica y energética al mismo tiempo y el discurso sobre el decrecimiento considera todos estos factores en su interacción en vez de querer reactivar el crecimiento con “tecnologías verdes”, como lo hace una parte del ecologismo, o de proponer una gestión diferente de la sociedad industrial, como lo hace una parte de la critica heredera del marxismo.

El decrecimiento gusta también porque propone modelos de comportamiento individual que se pueden empezar a practicar hoy y aquí, pero sin limitarse a ellos, y porque redescubre virtudes esenciales como la convivialidad, la generosidad la sencillez voluntaria y la donación. Pero atrae igualmente por su rostro amable, que hace creer que se puede alcanzar un cambio radical con un consenso generalizado, sin atravesar antagonismos y evitando fuertes enfrentamientos. Se trata de un reformismo que se quiere auténticamente radical.

jappe1
Sigue leyendo


La PART(e) de las mujeres
junio 7, 2009, 10:02 pm
Filed under: Anselm Jappe, critica del valor, Critica Radical, movimientos sociales

La PARTe de las mujeres

Hace algunos años pase al español el siguiente texto redactado por gente que compartía su pertenencia al grupo Krisis de Alemania. Lo digo en esos términos porque creo que Trenkle permanece en el actual grupo Krisis, mientras que Jappe se mantiene cercano a R. Kurz, quien junto a otros crearon el grupo Exit! Que muy sofisticados y novedosos que parecen pero inevitablemente atrapados en el torbellino histórico de las esciciones.

En primer lugar, debemos hacer una observación sobre el  título de este artículo, del cual es necesario realizar la siguiente precisión:  titulado originalmente “Die Part der Frauen”,  juega con el doble significado de la palabra “part”,  que significa parte a la vez que hace referencia al PART, siglas que aluden al nombre del partido sobre el cual trata el texto.  Este juego de palabras lo hemos interpretado de un modo forzado valiendonos del uso de mayúsculas y minúsculas, pero sin lograr la sutileza del alemán. También debemos notar que el término “frauen” hace referencia a la mujer en cuanto esposa, en cuanto parte de una relación. Esto no significa que los autores sólo quieran ver a la mujer en cuanto sujeto de una relación heterosexual tradicional, sino que tratan de describir la situación real de mujeres sujetas a relaciones de corte tradiconal de las que sin embargo tratan de sacar su parte, de tomar las riendas de la situación.

En cuanto al sui generis partido (¿antipolítico?) autodenominado PART, este  llama la atención por sí mismo. Tras de sí se encuentra el peso teórico de la tradición crítica marxiana que reconoce en la crítica del valor uno de los aportes esenciales de la obra de Marx a la superación de la sociedad capitalista.  Detractores y apologetas de esta corriente no se han hecho esperar. De un lado perpectivas que descartan la radicalidad de cualquier propuesta que rompa con la continuidad de principios y vocabulario propios de la lucha histórica contra el capitalismo.  Del otro, la validez del eco que el discurso de la critica del valor puede llegar a alcanzar, a un precio demasiado académico por lo demás.

Por último, mencionar que quienes forman el grupo caracterizado en este documento, hoy por hoy se identifican como Critica Radical, de quienes hemos agregado un link a la izquierda de la pantalla.

cdtorta

Sigue leyendo